Security Label Certificación de áreas y espacios seguros

Recientemente Global6 de forma conjunta con la entidad de acreditación Tüv Nord ha desarrollado un sello de seguridad para áreas y zonas, basado en la verificación de políticas y actuaciones, que permite garantizar un nivel objetivo de gestión de la seguridad.

Para ello se dispone de un proceso de diagnostico que analiza en su globalidad la situación del momento, las vulnerabilidades de la zona y las recomendaciones necesarias para mejorar su nivel de seguridad, todo ello teniendo en cuenta los aspectos legales, los estándares oportunos, los aspectos tecnológicos, organizativos y de coordinación tanto interna como externa.

Ese tipo de servicio está pensado para municipios, polígonos, centros comerciales o infraestructuras críticas. Donde cada uno de ellos puede presentar intereses compartidos; desde criterios sociales, pasando por valoraciones turísticas, posicionamiento en el mercado, tasación de terrenos y re-valorización de inmuebles o mejora del enfoque global de la seguridad. Además cada uno puede tener a su vez particularidades que requieran de un estudio específico.

¿Qué objetivo persigue el presente estándar?

En primer lugar dotar de una concepción holística de seguridad a una zona o área concreta, conjugando los diferentes elementos ya existentes y dotando de una vertebración a todos ellos.

En segundo lugar evaluar el nivel de cumplimiento legal e identificar las principales actuaciones a implantar para conseguir la mejora de la seguridad.

Y por último permite una mejora de la percepción de la seguridad por las partes interesadas (ciudadanía, clientes, mercado) a través del reconocimiento objetivo por parte de una entidad de acreditación.

¿Qué es necesario para el éxito del proyecto?

Básicamente es necesaria la disponibilidad de recursos puntuales que permitan la recolección de evidencias para su posterior análisis. Nada más lejos de querer entrar en un proceso complejo de implantación, el éxito se centra en la consecución de un diagnostico que permita un tratamiento personalizado de las necesidades del área definida en el alcance.El proceso de implantación se sustenta en los siguientes elementos:

  • Revisión y actualización del cumplimiento de la normativa legal
  • Revisión de los estándares adecuados
  • Gestión de riesgos
  • Gestión de infraestructuras
  • Revisión de la estructura organizativa a nivel de seguridad.
  • Coordinación con cuerpos de seguridad del estado

Para poder realizar la recolección de evidencias se trabaja de forma metodológica y adaptada al tipo de área o zona de estudio.

Proceso de certificación

Una vez se dispone de la información se puede proceder a la auditoria de certificación. Como toda auditoria, requiere de una planificación, ejecución y conclusiones con la elaboración de informe correspondiente

La ejecución de la auditoría se caracteriza por un proceso de muestreo que permite disponer de hallazgos y a través de ellos se ejecuta un diagnostico.

El diagnóstico abarca diversos aspectos a tratar, los principales son:

  • Gestión integral de la seguridad
  • Seguridad ciudadana
  • Seguridad Vial
  • Civismo y bienestar social
  • Seguridad Turística
  • Seguridad de Playas y Montes
  • Seguridad urbanística
  • Seguridad medioambiental
  • Gestión de la continuidad
  • Tratamiento de las emergencias
  • Gestión de la protección civil

El primer punto es la Gestión integral de la seguridad, permite comprobar la forma de integrar los diferentes requisitos de seguridad y verificar la interrelación de las diversas herramientas existentes.

El punto de Seguridad Ciudadana se basa en la revisión de espacios públicos, indicadores de delitos, medidas preventivas del delito, tratamiento de mejoras y gestión de casos.

La Seguridad Viaria toma como eje la reciente norma ISO39001 y centra su actuación en la existencia de planes de movilidad, indicadores y tratamiento de emergencias.

El diagnostico del Civismo y Bienestar Social se basa en el análisis de la percepción de amenazas y seguridad y, por otro lado, en la ejecución de tareas concretas orientadas a la potenciación del civismo.

Seguridad Turística es un factor clave en zonas costeras y de ocio, aquí se procede al análisis de las actuaciones del sector (hoteles, restaurantes y otras instalaciones), la valoración de indicadores y la orientación a la seguridad de las actividades turísticas (deportes de riesgo, actividad nocturna,…), pudiendo ser, la certificación de seguridad, un valor añadido para a la hora de ofrecer un turismo seguro, más conveniente interesante para la región o zona en cuestión.

En aquellas zonas que se requiera se evaluará la Seguridad de Playas y Montes analizando el estado de conservación, los elementos de seguridad pasiva y activa, los indicadores de eficacia de las infraestructuras y su relación con la Qturistica.

Para la Seguridad Urbanística se efectuará un enfoque de la gestión de riesgos derivados de las edificaciones y de la planificación urbanística. También se verificaran las normativas municipales al respecto y su impacto en los indicadores.

Relacionado directamente con el punto anterior la Seguridad Ambiental contempla el impacto urbanístico, el consumo de recursos de una zona y la gestión de residuos. Todo ello además deberá estar en cierta concordancia con la normativa medioambiental.

La Gestión de la Continuidad permite observar las actuaciones relacionadas con la resiliencia o capacidad de recuperación posteriores a un desastre. Para ello la norma ISO22301 es marco de referencia, así como planes de continuidad y recuperación.

La Seguridad en Emergencias parte de un concepto holístico que emana de la ISO22320 en el que se contemplan todos los planes existentes y se analizan a partir de criterios de información operativa, gestión del mando y control y por último la coordinación y cooperación en caso de emergencias.

Finalmente se evalúa la seguridad en el contexto de la Protección Civil, poniendo especial énfasis en la cooperación entre los diferentes agentes implicados.

La certificación concluye con un apartado de recomendaciones y una clasificación a través de niveles. El estándar establece tres niveles de (oro, plata y bronce), en ellos se establecen unas condiciones adecuadas de seguridad y segmenta el nivel del área en base a actuaciones efectuadas, acciones ante simulacros o emergencias sufridas y mejoras en los indicadores de seguridad.

Las recomendaciones siempre serán consejos aportados por los profesionales del sector que no necesariamente incidirán en el nivel del certificado. De esta forma se diferencia claramente aquello que implica una actuación que incidirá en el nivel de seguridad de aquellas otras que aunque pueden mejorar dicho nivel no necesariamente presentan una correlación directa.